Reino Unido, pendiente de un recuento decisivo para su futuro