Miles de sirios siguen su huida desesperada ante el temor de que cierren las fronteras