Putin descarta el envío de tropas a Siria y niega la entrada en una guerra "interreligiosa"