La pregunta del referéndum: "¿Hay que aceptar la propuesta de los acreedores?"