La Policía descarta que exista una conexión entre la última explosión registrada en Texas y las cinco anteriores