Sobrevive durante 30 horas atrapada en la nieve bebiendo su propia orina