Filadelfia recibe al papa como una superestrella