Nuevo capítulo de violencia entre la Policía y manifestantes unionistas por la retirada de la bandera británica