Cuatro niños noruegos investigan en el Polo Norte los efectos del cambio climático