La NASA aclara el misterio de la foto tomada por Curiosity