Mutismo de la clase dirigente británica ante las demandas de la UE de agilizar la salida