Un bebé de siete meses asesinado, el símbolo del horror en México