Marc Gasol, testigo con horror del rescate de inmigrantes en el Mediterráneo