Un joven británico de 12 años se suicida ahorcándose en su casa