El viento juega una mala pasada a Kate Middleton