El secuestrador de la niña española pertenecía a una extraña secta religiosa