La zona de Alepo controlada por los rebeldes se reduce a 10 kilómetros cuadrados