Ecologistas y Greenpeace califican la situación en Fukushima de "catastrófica"