Donald Trump, el incómodo aspirante a la Casa Blanca que no le gusta a nadie