Tres millones de costarricenses eligen a su presidente con un candidato único