Congelados por una ola de frío ártico en EEUU