El asesino de Christina Grimmie no la conocía y viajó a Orlando solo para matarla