Largas colas para despedirse del padre de la Revolución Cubana