Los investigadores holandeses no detectan manipulación en las cajas negras