Bruselas recupera el pulso a la normalidad tras una semana en alerta máxima