Una bomba sin detonar de la II Guerra Mundial causa el pánico en Londres