Velas, dolor y rabia en los homenajes a las víctimas del ataque de Berlín