Un periodista de Le Monde grabó lo sucedido en Bataclan