'Sandy', prueba de fuego para Obama