Obama muestra su preocupación porque las matanzas se conviertan en un ritual