Obama y Putin no consiguen reducir sus diferencias sobre la guerra en Siria