Una niña siria agradece desde Alepo a J.K. Rowling permitirla leer sus libros