El Estado Islámico difunde una imagen de la supuesta bomba que derribó el avión ruso