Un extrabajador de Correos se apropió de 3.200 cartas durante una década