La "vía catalana" más enquistada que nunca