Primer gran desacuerdo de Sánchez e Iglesias: la designación del presidente de RTVE