El rey apela al diálogo, la generosidad y al estado del bienestar creíble