Un referéndum sin garantías según los observadores internacionales