Los agentes rechazados en localidades catalanas, acogidos en zonas de Aragón