El Supremo confirma el procesamiento por rebelión de Puigdemont y lo pone al borde de la inhabilitación