PSOE y PSC entierran el hacha de guerra