Los presidentes autonómicos pasan factura