La clase política, indignada, "decepcionada" y "estafada" por la confesión de Pujol