La policía defiende su actuación en el Tarajal