Los pobres energéticos rescatan el butano para calentarse en invierno