El rey cierra la ronda con los partidos sin visos de acuerdo