El Rey no contempla un presidente independiente