Del "ciudadano Borbón" al "Rey" que "escucha más que habla"