La izquierda rebaja el tono de cara a una posible investidura de Pedro Sánchez