Tras la investidura fallida, ¿ahora qué?